CONTACTO
EL CORREO
05/02/2017
El tesoro de Los Encajeros
Por Jon Uriarte

Hay tesoros que duermen en cajones y armarios. Reposan allí desde que los doblaron para esa ocasión que nunca llega, porque nada es suficientemente importante como para perturbar su sueño. En realidad no duermen. Se mantienen en un duermevela. Es el precio por ser mágico. O por ser de Bilbao. De ahí que estas líneas afloren tras la noticia de que el nuevo presidente de EE UU sabe los que es comprar en nuestra villa. Los hijos y viviendas de Donald Trump se han vestido con telas de Los Encajeros. Ha tenido que llegar él para que algunos recordemos los tesoros que tenemos guardados en armarios. Y así hacer justicia con un negocio, tan bilbaíno, que es universal. Para explicarlo mejor, nos acompaña María.

María Mendoza es, junto a su hermana Mónica, la cuarta generación de Los Encajeros. “Todo arrancó en 1880 cuando el bisabuelo Manuel llegó de Zamora, dispuesto a renacer y a convertir al Botxo en el distribuidor del planeta… Se dedicaba a la importación de telas y bordados de Europa. Especialmente de Bélgica”, cuenta respetuosa la biznieta, sobre su emprendedor antepasado.
“Vendía por metros —añade— en su primer local de las Siete Calles. A éste le siguió otra tienda en Banco de España esquina con Portal de Zamudio”. La familia crecía y se abrían más tiendas. “El abuelo José siguió la senda y subió al Ensanche”, evoca, recordando a la segunda generación de los Mendoza, la que levantó la persiana de su segunda tienda. Fue en Gran Vía. Y después en Algorta y la Margen Izquierda. Crecía el Gran Bilbao y ellos seguían sus pasos. No fue fácil. Tampoco ahora.

Recuerdos y tiendas se abren con gran celeridad en nuestra conversación. Y así llegamos a la que vivió en un chaflán de la calle Elcano. Esquina tan abierta que sus escaparates se veían en el extranjero. Pero no corramos. Hablemos de Manuel. “Fue quien empezó a tener artesanos y taller para que nos fabricaran directamente a nosotros. Después, nuestro padre creó grandes talleres y vendía el producto terminado”. Este detalle, añade, fue el que les otorgó el sello de exclusividad.

Pero en un comercio no hay tregua. Y José Manuel no fue ajeno al éxodo de paisanos que, por una cosa u otra, empezaban a tener el felpudo lejos de Bilbao. “Nuestro padre comenzó a hacer showrooms primero en Jerez, donde había mucha gente de aquí, y luego en Madrid”, relata, confirmando que el sur siempre estuvo al final de nuestras calles. “El bilbaíno apoya a sus paisanos y nos ayudaron a asentamos en Madrid”, proclama, para continuar con la apuesta de su progenitor. “Cruzó el charco y empezó a vender en México. Y de ahí a otros países”.

Resulta curioso lo fuerte que es el hilo vasco. Por lejos que llegue no se rompe. Lo que también vale para los comercios familiares. Era cuestión de tiempo que María y Mónica entraran en el negocio. “Somos cinco hermanos, pero aquí estamos solo las chicas”, advierte, para añadir que ellas se encargaron de traspasar la nueva frontera: Internet y la tecnología. Lo que no impide que sigan teniendo preparada la maleta. “Viajamos mucho, porque vendemos en EE UU y en países árabes a clientes especiales. Gente que tienen casas en Nueva York, Palm Beach, Suiza...”.
Impresiona la agenda de pedidos. O escuchar que los jeques compran sábanas para sus hijas y que, tras usarlas en la noche de bodas, las queman y compran más. Pero como los Mendoza no dejan puntada sin hilo, María aclara que tienen productos adaptados a cada mercado y bolsillo. Fieles al ayer o con diseño novedoso. Y que, por lejos que vayan, necesitan tener un pie en Bilbao. Ahora en la Gran Vía, Mañana, a saber. Porque viene bien airear cajones armarios. Y así, al hacerlo, volver a disfrutar de las cosas buenas. Sean manteles, faldones o tiendas. La vida es demasiado corta para guardar tesoros bordados. Esos que están deseando ser desplegados de nuevo para mostrar al mundo, como siempre, la elegancia que adquieren las telas cuando pasan por un dedal llamado Bilbao.
 
TELVA NIÑOS
18/10/2016
Principitos marca España
El Príncipe George usa pantalones mayoral, las princesas de Holanda visten de Pili Carrera y la reina Letizia elige para sus hijas zapatos de “pretty ballerinas” y ropa de “Nanos”. El “made in Spain” de moda infantil entra en palacio y se convierte en bestseller.

por ISABEL RIBADA

El 4 de mayo de 2015 los fotógrafos se agolpaban frente al hospital St. Mary de Londres para captar la primera imagen pública de la hija de los duques de Cambridge cuando... ¡saltó la sorpresa!: la princess Charlotte aparecía con un conjunto de punto de Irulea una tienda (de esas de toda la vida) de San Sebastián. Al parecer, fue la madre de la nanny española de los Cambridge quien acudió a esta tienda de la calle Mayor, fotografió varias prendas y las mandó por WhatsApp a su hija. Tras recibir el visto bueno de Kate, compró varios modelos y, de paso, situó a sus dueñas, Susana y Ayaqo Villar, en el punto de mira de medio mundo. "Todavía hoy seguimos vendiendo aquella capotita, los patucos... La duquesa nos encarga prendas sobrias (nada de volantes ni Tazadas), linos, algodón y colores pastel", dicen.
¿Se puede ser una Influencer con cuatro años? Parece que sí. ¿Recuerdan el primer posado de la princesa Charlotte en Kensington Palace? Eligió un vestido floral de la firma vallisoletana M&H. lo que deparó fama mundial a la marca. Su dueña y diseñadora, Margarita Pato Cid, admite que "nadie sabe quién pudo comprarlo. Lo cierto es que los pedidos se desbordaron y nos vimos obligados a abrir una página de venta online. Este año he hecho ese mismo estampado en tela de verano".
Charlotte ha apostado por M&H en dos ocasiones más: el último christmas familiar y el retrato publicado con motivo del 90 cumpleaños de su bisabuela, la reina Isabel II. Su hermano el príncipe George, todo un influencer, también luce moda made in Spain: jerséis de firma valenciana, calcetines Cóndor y pantalones de Mayoral en sus tardes de polo y cárdigans con calcetines a juego comprados en la tienda Amala Kldi, del barrio de Chelsea. Su selecta clientela, encabezada por Kate Middleton, ha puesto a su dueña, Amala Arrieta , en el punto de mira.
El trabajo de la diseñadora gallega Pili Carrera saltó a las portadas internacionales cuando las princesas de Holanda -Amalia, Alexia y Arianne- lucieron sus famosos vestidos amarillos en la
entronización de sus padres. Aquel día, en el Facebook de Pili Carrera, se pudo leer:
Todo un orgullo para la firma, que también asegura que "todo el proceso de producción, desde el diseño hasta el acabado final, se hace en Mos, cerca de Vigo". Según explica Salomé Carrera, directora general de la marca Pili Carrera, este salto no fue casualidad. "Fue la firma quien tomó la iniciativa. Se enviaron varios catálogos con nuestros diseños a la Casa Real holandesa. Gustaron y solicitaron el pedido (ahora encargan por temporadas).
Aquel impacto mediático llevó a la firma Pili Carrera por todo el mundo. “Siempre estaremos agradecidos a la reina Máxima".
Y es que cada aparición pública con sus creaciones -que también lucen Leonor y Sofía de España, Isabella y Josephine de Dinamarca o las vivarachas Leonore y Estelle de Suecia, transforma la prenda en un best seller inmediato.
Los Encajeros (losencajeros.es) es otra firma top del miniGotha europeo, aunque se niegan a dar nombres: "No queremos romper el anonimato de nuestros clientes, pero sí decir que nuestra prenda best seller es el vestido de ceremonia de lino blanco o beige". ¿Lo tendrán ya Charlotte de Cambridge o Estelle de Suecia?
Precisamente su hermana Leonore ha sido una de las últimas royal baby en incorporarse al made in Spain al lucir unas bailarinas en tweed de Pretty Bailarinas en el bautizo de su primo
Óscar. Igual que la princesa Gabrielle de Mónaco, que en la última felicitación navideña llevó un vestido blanco de seda de la firma zaragozana Belan. Su propietaria, Anabel Navarro, ha revelado que la prenda llegó al Principado a través de la boutique de moda infantil parisina La Chatelaine, encargada de proveer de ropa infantil a la familia Grimaldi.
Sin embargo, las grandes embajadoras de la moda infantil española las tenemos en casa. La princesa Leonor y la infanta Sofía (que nunca visten igual) hacen que se agoten prendas de Nanos, Pili Carrera, Mayoral, Fina Ejarque, Mango kids, Ell, Nieves García Torras y Teresa Fernández de Castro, (elegidas para vestirlas el día de la coronación de Felipe VI).., en cuestión de horas, ¿Quién dijo que no se puede marcar tendencia con diez años?

 
EL MUNDO
03/05/2016
130 años de encajes llegan a Madrid
SILVANA OLARTE


Con más de 130 años de historia Los Encajeros abren su primera tienda en Madrid recuperando la esencia de la mítica tienda bilbaína. Fundada en 1880, la empresa familiar nació como almacén de las telas más sofisticadas importadas de Irlanda, Londres, Suiza, Italia y demás convirtiéndose desde 1920 en el proveedor de las casas más emblemáticas de Bilbao.


A raíz de la escasez de modistas en el país, Los Encajeros convierten el almacén en un taller de confección artesanal en el que además de ofrecer los mejores tejidos elaboran diseños propios de ropa de casa, lencería y una exquisita colección para niñas hasta los ocho años. A partir de este momento inician un período de 'showrooms' itinerantes posicionándose como uno de los proveedores más añorados de la capital vizcaína y expandiéndose a nivel internacional dentro del mercado europeo y americano ofreciendo lo mejor del buen gusto español.

María y Mónica Mendoza bisnietas del fundador toman las riendas de la empresa familiar a partir del 2005 y por medio de sus productos de la más alta calidad y 'know how' han logrado despertar el interés entre la 'jet set' nacional e internacional. Dentro de su clientela más exigente se encuentra no solo la realeza europea si no a las familias más reconocidas a nivel mundial y personajes de la altura de Lauren Santo Domingo fundadora de Moda Operandi y Caroline Sieber estilista inglesa y embajadora de Chanel. Éstas entre otras chicas 'top' acuden a Los Encajeros en busca de diseños hechos a la medida de ropa de casa como son los manteles con bordados suizos, toallas de algodón egipcio y trajes para niñas que perduran de generación en generación.
Ropa de cama, individual y servilletas y camisón de Los Encajeros. Foto: Cortesía de Los Encajeros

El secreto de su éxito, explica María se centra en la "calidad de los tejidos, diseño a la medida, fabricación artesanal y servicio personalizado" lo que las ha conducido a superar los períodos de crisis y les permite ubicar su primera tienda en Madrid en pleno barrio Salamanca. Además las hermanas aseguran que "se han debido modernizar, elaborando una colección 'pret-a-porter' y otra a la medida, así ofrecemos distintos rangos de precios siempre dentro de la mejor calidad del mercado" lo que las diferencia y es lo que su clientela busca cada vez más "lo personalizado, traer el color del que han pintado su pared y les diseñamos la ropa de hogar a la medida, de manera exclusiva y artesanal".

Cuatro generaciones han estado al frente de la firma y por primera vez son dos mujeres las que llevan las riendas. Balancean perfectamente sus labores como hermanas dentro de la empresa y además realizar continuos viajes al rededor del mundo en busca de inspiración, buscan integrar su vida personal de la mejor manera con su profesión.
Las dos hijas de María Mendoza sirven de modelos en el reciente catálogo de Los Encajeros. Foto: Cortesía de Los Encajeros

Las hermanas aseguran tener muchos proyectos en mente para continuar con la perpetuación de Los Encajeros, de momento en la C/ Núñez de Balboa 34 de la capital podemos deleitarnos con los más exquisitos diseños de ropa de casa, trajes para niñas, lencería y uniformes.
 
LA RAZON
28/04/2016
Los Encajeros llega a Madrid
Con más de 100 años de historia viene desde Bilbao para ofrecer diseños propios hechos artesanalmente y a medida con los mejores tejidos del mundo.

Por Enrique Gómez .

Después de 136 años de trayectoria y cuatro generaciones siendo referentes del buen gusto, no sólo en el País Vasco, sino también en el resto de España, Europa, América y Canadá, Los Encajeros inauguran su nueva tienda en la calle Nuñez de Balboa, 34, en pleno barrio de Salamanca, Madrid. Con este paso marcan un hito en la historia de la casa bilbaína que ha sido proveedora de las principales casas reales europeas y de la jet set nacional e internacional.
El secreto de su éxito radica en cuatro conceptos fundamentales: la selección de los mejores materiales, el diseño a medida, la fabricación totalmente artesanal y un servicio impecable al cliente, tal y como comentan María y Mónica, bisnietas de Manuel Mendoza, fundador de Los Encajeros. «Nuestro objetivo ha sido siempre ofrecer a nuestros clientes los mejores bordados suizos, linos de Irlanda, algodones egipcios tratados en Suiza y las sedas más puras», cuenta María, explicando que desde su nacimiento han apostado, por encima de todo, por la calidad. De este modo, tal y como hacían sus antepasados, acuden directamente al origen: «Nuestros proveedores son los pequeños artesanos, a los que visitamos de manera habitual para conocer de primera mano la composición, características y peculiaridades de cada tela». En lo que se refiere a la confección de los diseños, María asegura que «con el objetivo de fabricar modelos únicos y totalmente adaptados a las necesidades de cada cliente, nuestras costureras toman medidas, cosen a mano cada prenda y enseñan el resultado al cliente».

Según las bisnietas, los manteles, la ropa de cama, las colchas y las toallas son la gran especialidad de la casa, eso sí, «todos y cada uno de ellos son fabricados a medida», destacan. Otro de los puntos fuertes de Los Encajeros son los trajes para niños inspirados en patrones británicos que, fabricados artesanalmente con las telas más sofisticadas, se convierten en prendas que durarán generaciones. También fabrican uniformes elaborados en telas de «Liberty» con delantales a juego o un piqué y organdi suizo, todo un clásico de la tienda bilbaína.

MÁS DE 100 AÑOS DE HISTORIA
La historia de esta sofisticada tienda se remonta al año 1880 cuando Manuel Mendoza, un bilbaíno educado en Francia e Inglaterra, comienza a importar telas y tejidos del norte de Europa. Así nace Los Encajeros como un pequeño almacén pionero en importar los mejores linos, organzas, algodones, piques, sedas y tiras bordadas. Para 1920 este rincón situado en el histórico barrio de Casco Viejo se convertirá en el proveedor de las casas reales más emblemáticas de Bilbao.
En 1960, ante la escasez de costureras, Manuel decide convertir Los Encajeros en un taller de confección. De este modo, comienza a ofrecer a sus clientes no sólo los mejores tejidos del mundo, sino también unos diseños propios. Treinta años después bajo la supervisión de José Manuel Mendoza, padre de María y Mónica, la casa se centra en su expansión internacional siendo los mercados francés y latinoamericano sus principales objetivos. Es en esta época en la que comienzan a poner en marcha sus ya célebres «show rooms» itinerantes que tienen un gran éxito a nivel nacional e internacional. En 2005 María y Mónica Mendoza tomaron el relevo a su padre con una pretensión: abrir mercado en EEUU, Qatar y Dubai. Actualemente, las hermanas acuden a otros países para presentar sus colecciones que arrasan entre las celebridades.
 
Josie´s Journal – Harper´s Bazaar
28/04/2016
De la inicial al almidón
Josie´s Journal – Harper´s Bazaar
Lo que yo daría por ver el archivo de mantelerías que atesoran María y Mónica Mendoza, cuarta generación al frente de “Los Encajeros”, una institución del shopping vasco con 135 años de mantelerías, servilletas, sábanas y moda de niños, que ayer desembarcó en el Barrio de Salamanca y ha venido para quedarse. Porque como todos mis amigos vascos, ellas también poseen esa madera de trotamundos y han conquistado los mercados más raséeeeeeeeeeeeeeeeeeee de Asia, Sudamérica, Canadá y EEUU; donde las hermanas Miller (que no dan puntada sin hilo) han pasado la info a Lauren Santo Domingo y Caroline Sieber. Todas ellas y tantos otros clientes y fans necesitan meter este tipo de información “Comme il faut” en sus casas y en su vida… Y es que ¿quién puede pasar una vida entera sin esta información? Sin una servilleta bien acabada o una toalla perfecta dispuesta para secarte una mañana en la que has decidido ponerte el mundo por montera.

Por eso he querido hablar con las herederas y muy emprendedoras hermanas María y Mónica Mendoza, que están al frente de este proyecto, para que nos expliquen la importancia de estos elementos del hogar que te dan más confianza (ciega) que la doble grapa del ABC! No te pierdas esta entrevista llena de curiosidades y consejos que van de la inicial al almidón:
Josie’s Journal.- En primer lugar: ¡Bienvenidas a Madrid! ¿Qué creéis que vais a aportar a la ruta de shopping decorativo y de moda de la capital? ¿Qué tenéis en “Los encajeros” que os hace tan diferentes?
María y Mónica Mendoza.- ¡Muchas gracias! Pues el producto y la calidad. La calidad es lo más exclusivo porque nosotros trabajamos con hilos belgas, bordados suizos, los algodones por ejemplo son algodones egipcios…. Ya sabemos que está de muy de moda el algodón egipcio pero existe el bueno y el malo como un vino Rioja bueno y uno malo… Nuestro algodón lo terminamos en Suiza y es lo que le hace diferente ya que los acabados suizos no tienen nada que ver con cualquier otro acabado, como los hechos en Turquía, por ejemplo.
Existen firmas de ropa de casa en Madrid que ofrecen calidades pero creemos que ninguna tan buenas como las nuestras
Además aportamos diseño, moda… cada vez nos enfocamos más a las tendencias, en colores para desarrollar nuestros diseños pero siempre sin descuidar ni un ápice la calidad que nos caracteriza.
Todos nuestros productos son fabricados en España. La mayoría hechos por artesanas pequeñas a las que nosotras damos nuestros diseños, hacemos muchísimas pruebas hasta que realmente trabajan como queremos y son pequeñas artesanas que trabajan sobre todo en el País Vasco, aunque tenemos algunas en Badajoz, Cáceres y Madrid.
También nuestros patrones nos diferencian. Después de más de 130 años, el archivo que tenemos pues imagínate como es… de ahí sacamos muchas ideas, nos sirven de inspiración y bueno… de ahí salen nuestros diseños.

J.J.- Definid por favor para Josie’s Journal que sería para vosotras: una cama perfectamente vestida y una mesa ídem.
Hermanas Mendoza.- Mesa perfecta según las ocasiones; en función de si tienes una merienda con amigas, una comida en un jardín o una cena con diplomáticos pues todo tiene que ir acorde un poco al ambiente, a la gente que has invitado y a la situación.
Por ejemplo para una cena informal con amigas elegiríamos un damasco en algún color bonito, que vaya con la vajilla, poner un centro de flores bonito, la servilleta… En cambio para una cena más protocolaría pues quizás iríamos más al blanco o al beige y para un desayuno nos encantan las mesas con unos individuales con tus iniciales bordadas para darle un toque de distinción.
En cuanto a cama, nos decantamos siempre por el blanco porque para nosotros es la cama perfecta: es atemporal, va con todas las decoraciones, da sensación de calidad y limpieza, y huele como a limpio…

J.J.- ¿Y una servilleta perfectamente almidonada, cómo se consigue?
HH.M.- Mmm (risas) ¡La pregunta del millón! Si te doy el truco dejo de almidonar yo jajajaj noo…. Bueno hoy en día a parte de hacerlo de la manera tradicional en cubos con una mezcla perfecta de agua y de almidón de toda la vida, existe un producto, el Toke, que es de toda la vida, el spray que te deja la servilleta perfecta. Para el día a día es suficiente porque no todo el mundo tiene tiempo de hacerlo a la antigua usanza (incluso nos parece que es hasta cursi desayunar y cenar todos los días con la servilleta perfectamente almidonada).
Para alguna ocasión especial con el Toke queda perfecta y una bonita doblez, que eso es difícil. En esto insistimos nuestros clientes: No es lo mismo doblar la servilleta de una manera que de otra, hay mucha gente que dobla como en un restaurante y no es así. Nosotros doblamos con la esquina, como antiguamente doblaban los señores sus pañuelos de la chaqueta (el caballero) y eso queda ideal, exquisito.

J.J.- ¿Pero doblada en cuadrado?
HH. M.- Pues depende de donde estén las iniciales, un poco en función del tamaño de la servilleta, de si la mesa lleva un bajo plato, de si lo vas a poner encima del plato o de si lo vas a poner en un lateral.
JJ.- ¿Encima del plato o a la izquierda debajo de los cubiertos o los dos?
HH. M.- Yo soy partidaria de encima del plato porque luego el caballero o la señora cuando se sienta en la mesa y se coloca la servilleta y ya estás viendo el plato. En cambio, en un lateral no me parece ni práctico ni nada porque al final tienes que mover todos los cubiertos para sacar la servilleta de ahí debajo y ya estás metiendo un escándalo que no….
Yo creo que normalmente en una casa es mejor encima del plato, que lo del lateral es más de restaurante.
J.J.- ¿Os gusta por ejemplo lo de combinar un mantel con servilletas distintas o sois más de conjunto?
HH.M.- Es que depende… Por ejemplo para una cena con diplomáticos, una cena muy formal pues no haces eso, pones un mantel de damasco blanco con sus servilletas y no te arriesgas… Y no es que no te arriesgues, sino que me parece que no es serio, no es protocolario. Al final si quieres cumplir un poco con las normas protocolarias pues no… En cambio, en una cena con amigos por supuesto, un cumpleaños de niños, etc. Todo tiene su ocasión, ¿no?
J.J.- ¿Y de las mesas o camas low cost qué es lo más os ha llegado a espantar?
HH.M.- Pues el que te inviten a una casa y meterte en la cama y sentir las bolitas que deja el poliéster… Si vas a dormir 8 horas diarias, creo que es fundamental una buena sabana. Cada uno tiene su presupuesto y maneja lo que puede y puedes elegir un bordado mejor o peor, pero al final una mínima calidad creo que es fundamental.

JJ.- ¿Y en colores, habéis dicho que blanco siempre?
HH.M.- Si, bueno… Depende de cada casa también… El meter una cama de color en una habitación blanca o tal, no es nuestro fuerte pero bueno depende del ambiente y de la situación podría ser.
JJ.- ¿Pero no hay nada prohibido a nivel de colores?
HH.M.- Bueno hombre, yo nunca me metería en una cama negra, ni morada, ni oscura, ni verde pistacho…. O sea, pero bueno son nuestros gustos y es bueno un poco lo que nosotros vendemos. Nosotros básicamente vendemos blanco con un poco de color pero hemos llegado a vender una cama morada… ¿Te acuerdas en Nueva york? En una habitación que estaba toda panelada de rosa fucsia… Una pasada mirando a Central Park… que te mueres… Sí joe, toda la pared panelada de rosa fucsia y le hicimos las sábanas como lila… Que ahí en ese sitio le quedaba genial, tenía sentido; pero vamos son gente muy especial… Pero vamos, que con el blanco siempre aciertas… aciertas fijo.
JJ.- ¿Qué creéis que hacéis importante para la moda infantil? ¿Qué aportaciones consideráis imprescindibles en este sector?
HH.M.- Nuestro fuerte es trabajar a medida… Tenemos un archivo como ya hemos comentado de 136 años de diseños y patrones que mantenemos pero modernizados: Volante más estrecho, las larguras de los vestidos, los tejidos…

J.J.- ¿Creéis que los niños de Madrid visten bien?
HH.M.- Visten mejor los de Bilbao… ¡Qué te voy a decir yo! (Risas)
Sí, siempre se ha dicho que la tradición bilbaína… Se ha vestido siempre muy bien y mucha gente dice pues este niño… ¿Qué es de Bilbao? ¡Cómo viste y tal…!
En Bilbao, a raíz de la Revolución Industrial, había muchísima influencia británica y se nota en las casas, en el vestir y en todo: la gente es muy sobria y tiene ese toque british que nos encanta.
JJ.- ¿Qué es lo que menos os gusta cuando veis un niño mal vestido…?
HH.M.- (Risas) Bueno pues los leotardos en un niño. ¡No lo podemos soportar! Con bombachos cortos cortos y con goma. Los bombachos con goma combinados con leotardos nos parecen terrible. Un niño toda la vida ha ido con calcetín, con media y no tienen frío… O sea, hasta nosotras mismas cuando éramos pequeñas no íbamos con leotardos.

J.J.- También hacéis ropa de trabajo bonita para servicio doméstico. ¿Cómo creéis que deben ir en cada ocasión y franja horaria? ¿Cuál es vuestra propuesta a este respecto?
HH.M.- Bueno, esto es un poco en función del estilo de vida de cada persona… Hay gente que le encanta recibir en casa y quiere que su servicio este impecable, depende de cada uno…
Nosotros para por la mañana, trabajamos mucho las telas de Liberty, con piques, con rasos más coloridos. Por la noche algo más sobrio y elegante: más negro, grises, azules marino y recomendamos la manga larga por protocolo y por estética… No puedes tener a una señora sirviendo la mesa con los brazos al aire y los pelos…(risas) Hay gente que no se da cuenta, pero bueno es un básico dentro de la hora de servir, por protocolo. Aunque cada uno lleva su casa como quiere.
J.J.- ¿De todas las ciudades del mundo donde tenéis punto de venta, cuál de ellas sería más ciudad “Los encajeros” y por qué?
Pues es raro decirlo y creo que va a sorprender pero es Nueva York.
Nuetra clientela es gente que ha viajado muchísimo por todas partes, que conoce, ha visto y que está acostumbrada a tener todo y poder comprarse de todo… Huye del Low cost, porque lo han vivido mucho tiempo porque al final EEUU en ese sentido nos lleva 20 años por delante y toda esta gente no quiere saber nada del low cost, sino que quieren el customized y la artesanía. Valoran muchísimo la artesanía cosa que creo que en España se ha perdido mucho y es una pena. Nosotras que tenemos costureras en Cáceres y en Badajoz, han tenido que dejar de trabajar porque la gente no paga la mano de obra y la gente no valora la mano de obra y en EEUU lo valoran muchísimo y todo lo que es antiguo, claro como ellos no tienen esa historia, nosotros al decir que somos una empresa de 136 años somos directamente un referente y siempre se fían de nuestro gusto, de lo que les ofrecemos, de las calidades… Les encanta que les asesoremos para ayudarles a poner una mesa de desayuno, una mesa de cena y los vestidos, todos los eventos que tienen EEUU de las niñas… El otro día nos comentaban:
“Es que el otro día, en el cumpleaños de pepita iban 10 niñas vestidas de Los Encajeros” ¡En Nueva York! Y encima los vestido más clásicos, esos sí que son los clásicos, clásicos… Tiran más hacia lo clásico… Le siguen poniendo el calcetín blanco pequeñito, cosas que ya en España han desaparecido y la gente se piensa que es borono (bueno aquí decís cateto)… A ver Borono es si lo llevas con zapato negro pero si lo llevas exquisito…

J.J.- ¿De qué personaje público que os inspire os gustaría bordar las iniciales en sus toallas?
HH.M.- Diríamos que a Lauren Santo Domingo porque es súper fan… Quien nos iba a decir a nosotras que íbamos a tener como clienta a un “it girl” como Lauren Santo Domingo, jamás lo hubiésemos pensado…
¡Nos sigue en Instagram! Solo sigue a 400 y nosotros somos uno de ellos.
Pero hay muchas fans: Caroline Sieber, Debon Radziwill o familias clásicas españolas (es que no podemos decir nombre, pero extranjeras están desde los Rothschild, a Leon Black que es el mayor coleccionista de arte y su mujer es súper fan nuestra…)
JJ.- ¿Y a qué deben oler éstas toallas a vuestro juicio?
HH.M.- ¡Pues a limpio! Una toalla tiene que oler a limpio y tiene que ser un poco áspera. Nunca hay que usar suavizante porque una toalla que es suave no seca. Se lava con detergente y ya está. Esas toallas que parecen muy suaves, muy gustosas… Esas fatal, porque en esas el agua resbala. La toalla tiene que ser agradable pero tiene que secar.
Nosotras para nuestras toallas empleamos algodón egipcio Giza 70. Giza es una región hay en Egipto que solo fabrica este tipo de algodón y es el mejor que existe en el Mundo.

J.J.- Unas flores que os gusten para decorar una de vuestras mesas.
HH.J.- Pues creemos que con una Hortensia aciertas. Es algo fácil, viene prácticamente hecho aunque tengas puños en lugar de manos las puedes poner bonitas, son sencillas pero muy coloridas. Y luego también nosotras… Todo el norte de España solo tenemos hortensias, es lo único que crece! Todo lo demás se nos muere (risas)
J.J.- Un deseo para esta primavera.
HH.M.- ¡ Que nos vaya bien la tienda de Madrid! Después de 136 años hemos abierto… Ha sido una apuesta dura pero lo hemos conseguido!
 
Revista A R
17/09/2015
Tentaciones de octubre...
Por Teresa Olazábal

Estas son las propuestas de nuestra subdirectora para disfrutar del mes como una auténtica sibarita.

MANTELERÍAS EXQUISITAS
Las que tuvimos la suerte de que nuestra madre nos hiciera un ajuar con mimo para nuestra boda conocíamos Los Encajeros, una firma de Bilbao “de lo mejorcito" en ropa blanca. Me cuentan que en los Hamptons americanos están de moda y que Lauren Santo Domingo muere por sus mantelerías de hilo y sus sábanas de Tolrá bordadas a mano.

Y aunque se han hecho globales, abren tienda en Gran Vía, 57, en Bilbao.
 
TELVA NOVIAS
14/09/2015
El ajuar de la novia
En la revista TELVA NOVIAS de este mes de septiembre, aparece Mónica Mendoza de Los Encajeros hablando sobre el ajuar de una novia en el que siempre destacará la ropa de cama y la mantelería: “La calidad del lino y del algodón egipcio es imbatible”,recuerda Mónica Mendoza, de Los Encajeros. ¿Un lujo? El juego de toallas decoradas con grecas de lino o piqué e iniciales bordadas.
 
Expansión
26/01/2015
La alta costura en el hogar
HISTORIAS DE ÉXITO: LOS ENCAJEROS

Los Encajeros, fundada en 1880, está de moda entre los jeques. No son sus únicos clientes VIP, quienes aprecian la calidad de sus telas y la confección a mano hecha en su taller de Bilbao.

Por L. Saiz. Madrid

Vestir una coqueta casa en las montañas suizas, un yate que surca las aguas del mar Mediterráneo y una residencia en el exclusivo distrito del estado de Nueva York, Los Hamptons, todo para una única persona, es uno de los últimos encargos que ha recibido Los Encajeros, firma especializada
en ropa de hogar, de uno de sus multimillonarios clientes.

Esta empresa, que lleva sirviendo las mejores piezas desde 1880, está de moda entre la jet set mundial. Los jeques de los países árabes son algunos de los últimos en sumarse a su lista VIP, pero fueron las casas más emblemáticas de su País Vasco natal las que le hicieron crecer a lo largo
del siglo XX.

La discreción es una de las máximas, tanto del propio negocio como de su público, aunque algunos
personajes famosos, como Carmen Lomana, sí han confesado que tuvieron sus primeros contactos con la alta costura gracias a la ropa infantil de Los Encajeros.
“Poder vestir las casas de la gente más rica del mundo se consigue casi sólo con una carta de recomendación personal. Son círculos muy cerrados, pero las fiestas y recepciones que organizan en sus residencias son el mejor escaparate. Sus amigos ven piezas que les gustan y preguntan
dónde las han comprado”, confiesa María Mendoza, biznieta del fundador y actual propietaria de la firma, junto a su hermana Mónica.

A pesar de ello, la familia Mendoza nunca se ha quedado sentada en sus talleres esperando los pedidos.
“Hay que moverse para que nos conozcan, vamos a ferias internacionales y organizamos showrooms en hoteles de lujo o en locales exclusivos”, indica María. Aunque su expansión internacional comenzó en México en la década de 1990 de manos de su padre, ha sido la cuarta generación la que ha apostado fuerte por la exportación, que ya representa el 60% de las ventas. “Nuestro próximo objetivo es el sur de Estados Unidos, sobre todo Houston y Dallas, donde hay un
alto poder adquisitivo gracias a las reservas petrolíferas”, indica.

La alta costura es su seña de identidad.

Series como Downton Abbey o Gran Hotel han vuelto a poner de moda las sábanas con encajes o las toallas bordadas con las iniciales. Sin embargo, la empresa también tiene colecciones prêt-à-porter, más económicas, para ampliar su clientela.

A lo largo de sus 135 años de historia, el negocio ha experimentado otros cambios no tan enfocados a su público sino al producto. Nació como una importadora de telas procedentes del Norte de Europa, “un mercado que estaba entonces sin explotar en España”. No obstante, a mediados de la década de 1960, el nieto del fundador se dio cuenta de que cada vez había menos costureras
particulares que demandaran sus tejidos. Por eso, decidió abrir un taller de confección para poder ofrecer un producto ya terminado. Fue un éxito rotundo y ahora es la piedra angular de un negocio que da trabajo a unas 40 personas y utiliza, sólo en sábanas, más de 6.000 metros de tela.

Un negocio muy profesionalizado
Para que una empresa familiar sobreviva más de un siglo abierta, es importante que la gestión sea lo más profesional posible. Así lo consideran las hermanas María y Mónica Mendoza, actuales propietarias de Los Encajeros y representantes de la cuarta generación. Su padre tuvo claro que debían tener una formación universitaria y trabajar fuera del negocio familiar antes de tomar las riendas. Su objetivo
era que las jóvenes tuvieran la formación necesaria y vieran cómo se trabajaba en otras organizaciones. María estudió Economía y desarrolló su carrera profesional en Bélgica y Honduras, mientras que Mónica se decantó por el márketing y estuvo inmersa en varias compañías de organización de eventos, conciertos y conferencias. “Hasta que un día consideramos que podríamos formar un buen tándem. Trabajamos en áreas distintas, somos muy diferentes, pero hacemos un buen equipo”, asegura Mónica.

CONSEJOS DE PYME A PYME
¿Qué ha ayudado a Los Encajeros a lo largo de la historia?
El ‘boca-oreja’ es fundamental en la alta costura, ya que es la mejor forma de entrar en las casas más prestigiosas. Además, en ocasiones, los clientes nos han hecho las gestiones para crecer. Por ejemplo, uno de Nueva York nos ayudó a expandirnos también a Los Ángeles.

¿Cuál ha sido uno de los peores momentos?
En verano de 1983, Bilbao sufrió unas inundaciones que arrasaron la capital. El agua entró en la tienda y todo el género se arruinó.
Con mucho esfuerzo, mi padre consiguió levantar el negocio, aunque muchos años después seguíamos pagando deudas contraídas en esa época.

¿Y uno de los mayores logros?
La expansión internacional es uno de los puntos más importantes de la etapa comandada por la nueva generación.
 
Fuera de Serie (EL MUNDO)
10/12/2014
PROVEEDORES DE LAS MEJORES CASAS
Desde 1880 la familia Mendoza confecciona, completamente a mano, ropa para el hogar y para niños.
Desde Bilbao, sus sábanas, mantelerías y juegos de toallas se venden tanto en Nueva York como en Qatar y Dubai. La personalización y la calidad de sus materiales son sus principales señas de identidad.

Por JESSICA NIETO Fotografías de LUIS DE LAS ALAS

Organdíes de primera calidad, exquisitas viyelas, el mejor algodón egipcio, bordados suizos, linos de Irlanda…, telas con las que desde hace más de 130 años la familia Mendoza confecciona de forma artesanal mantelerías, juegos de toallas y sábanas, lencería y ropa para niños de hasta 8 años. Desde entonces, la firma Los Encajeros es un sinónimo de elegancia y buen gustoen lo que a ropa del hogar se refiere.
En 1880 el empresario Manuel Mendoza Miranda apostó por un modelo de negocio hasta ese momento desconocido en España: el de la importación de telas de calidad. Así fundó en Bilbao un pequeño almacén con material procedente de Irlanda, Inglaterra o Suiza que pronto se convierte en proveedor de las casas con más nombre de la ciudad vasca.

“De entre todas las telas, la de encaje era la que más éxito tenía, al ser un material muy recurrente en la vestimenta de las mujeres de la época y a la vez muy difícil de conseguir, por lo que siempre se agotaban las existencias”, explica María Mendoza (36 años), actual copropietaria de la firma junto con su hermana Mónica(34). Precisamente de ahí viene su nombre.
Además, la cercanía geográfica con Francia e Inglaterra, consideradas las cunas de la moda, facilitaba que las últimas tendencias llegasen mucho antes al País Vasco que al resto de España.

Sin embargo, la escasez de costureras profesionales en 1950 llevó a José Manuel Mendoza, nieto del fundador, a convertir ese establecimiento de venta en un taller de confección. De esta forma, diversificaron su trabajo hacia la producción de ropa de hogar, de bebés y niños y lencería y empezaron a ofrecer sus propios diseños. En los años 80 tuvo lugar la expansión hacia el resto de la Península y a finales de los 90 llegó la internacional.

Hoy día, desde su centro situado en el barrio de Las Arenas (Guecho, Vizcaya), que hace las veces de taller, tienda y oficinas, operan con éxito en toda
Europa, EEUU, Canadá, Sudamérica, Qatar y Dubai, sin olvidar la filosofía basada en cuatro principios básicos con la que su bisabuelo fundó aquel rudimentario almacén a finales del siglo XIX: “Selección de los mejores materiales del mundo, diseño a medida, fabricación totalmente artesanal y un servicio individual y personalizado al cliente”, apunta María. Y siempre participando de forma activa en todo el proceso creativo, desde la compra del material, al diseño y su posterior venta.

Todas estas características distinguen a Los Encajeros del resto de las marcas, donde se trabaja con diseños idénticos y al por mayor. La diferencia está en mesas con todo lujo de detalles, camas impecables o cuartos de baño perfectos.

DIRECTOS AL ORIGEN. Como en la mejor pasarela de moda, el proceso comienza con la selección del material. Para ello, las Mendoza viajan por todo el mundo, igual que en su momento hizo su bisabuelo, para acudir directamente al origen. De esta forma, los tejedores irlandeses, las bordadoras suizas o los acabadores italianos se convierten en sus proveedores. “Los visitamos de manera habitual para conocer de primera mano la composición y peculiaridades de cada tela y ofrecer lo mejor”, responden las dos.
A continuación, los delicados dedos de costureras minuciosas y perfeccionistas dan forma a mano a cada una de las prendas. Hilo a hilo.
Puntada a puntada. “Todo el proceso es artesanal”,cuenta Mónica, “desde la toma de medidas, al diseño y fabricación, lo que convierte a n u e s t r a s prendas en únicas”. Para ello, cuentan tanto con talleres que trabajan para la firma en exclusiva como con costureras particulares.
En total, el equipo está formado por unas 40 personas.
Ofrecen dos tipos de colecciones de ropa para el hogar, siempre con la etiqueta made in Spain por bandera.

Una de prêtàporter (con sábanas desde 70 euros; toallas desde 33 euros y mantelerías desde 290 euros) y nombres tan sugerentes como Lágrimas, Mariposas o Biarritz; y otra de prendas exclusivas, con precios desde 200 euros hasta lo que se esté dispuesto a pagar, donde el límite está en la imaginación de los clientes, que ocupan un papel destacado en todo el proceso creativo. “La atención personalizada es un principio fundamental de la casa. El consumidor puede encontrar justo aquello que le guste, por raro o difícil que parezca. Si quieren una sábana de un color o con un bordado especial, nosotros se lo hacemos”, señala María.
“Se puede diseñar hasta un estampado para utilizarlo en exclusividad, como fue el caso del que hicimos para una familia real árabe”, añade sin querer dar nombres.

Todo ello con el fin de ofrecer diseños adaptados a cualquier gusto y necesidad y que puedan perdurar de generación en generación.
Es auténtica haute couture para el hogar. El resultado son sábanas, mantelerías o juegos de toallas de inspiración decimonónica, pero con detalles y colores actuales que las convierten en prendas de carácter atemporal y que han seducido también a casas reales europeas, coleccionistas de arte, ricos empresarios y a la jet set estadounidense.
Amantes de la ropa de casa, “si por nosotras fuera tendríamos mil mesas y camas para poder vestirlas”, dicen, a la hora de elegir uno de sus productos se decantan por los juegos de mantelería, su hit superventas. Por ello, nadie mejor que ellas para dar consejos sobre cómo conseguir la mesa perfecta.

Lo más importante es que transmita exactamente lo que quiere la anfitriona. Además, “debe ser adecuada al tipo de comida que se va a servir y al concepto de la celebración”. Y aportan pautas para vestir distintos tipos de acontecimientos: “Una mesa para niños tiene que ser alegre y divertida mientras que en una comida con amigas siempre se acierta si se pone un mantel de damasco y se decora con un centro de flores. Por su parte, una cena informal en familia es una ocasión perfecta para utilizar las mantelerías de lino más vestidas y, para otra en pareja, el encaje siempre aporta un toque de romanticismo”. En cuanto a una mesa navideña, motivo de este número especial, María apuesta por el exceso: mucho rojo, dorado y elementos como abetos y estrellas, “que se note que estamos en una fecha señalada”, opina. Si añadimos una vajilla de porcelana, una cubertería de plata, una fina cristalería y unos centros de mesa y adornos, el resultado será perfecto.

En este sentido, dicen que en España siempre se le ha dado mucha importancia a la ropa del hogar, ya que nuestro estilo de vida gira en torno a celebrar los grandes acontecimientos alrededor de una mesa y un mantel. “¿A quién no le gusta ir a casa de sus padres o de unos amigos y que haya una mesa con una decoración preciosa?”, apuntan indistintamente. Una cultura que, en la actualidad, ha cobrado aún más protagonismo gracias a la influencia de series de televisión como la inglesa Downton Abbey y la española Gran Hotel, cuyas tramas transcurren en los primeros años del siglo XX, y que han puesto más que nunca de moda este sector. También han acercado el mundo de los encajes y los bordados a la gente más joven, más reacia a utilizarlos por considerarlos “demasiado cursis”, apuntan.

SUS RETOS. Precisamente lo cursi gana adeptos en EEUU, donde, desde hace unos años, triunfa entre la élite la ropa de casa de inspiración clásica.
Por ello, su principal objetivo pasa por la expansión por este país. Hoy en día venden en Miami, Washington, Houstony Nueva York, siendo la Gran Manzana uno de sus mercados estrella a nivel mundial. “Aunque parezca sorprendente, porque es una ciudad donde puedes encontrar absolutamente de todo, allí gustan mucho nuestros vestidos de niña de toda la vida”, continúa. Gracias al boca a boca, a partir de abril del año que viene van a dar el salto a los exclusivos Hamptons y Los Ángeles. La fórmula de negocio que utilizan en el mercado norteamericano es siempre a través de showrooms. “Nuestro producto es muy especial. Por ello, no queremos vender en tiendas multimarca, sino ser nosotras mismas las que explican sus características y posibilidades de personalización directamente a cada cliente”, concluye María. Siempre tomando parte activa en todo el proceso.

 
Revista Forbes
24/11/2014
Revista Forbes: Las familias más ricas de América.
Artículo en la Revista Forbes sobre las familias más ricas de América.

Los hijos de los Mellons visten en Los Encajeros.

Forbes: America's Richest Families: 185 Clans With Billion Dollar Fortunes.
The Mellons: The sixth and seventh generations. $12 Billion and growing...and the children dress in Los Encajeros.
 
diarioabierto.es
13/10/2014
Los Encajeros: 130 años de artesanía textil
Una referencia en el País Vasco en cuanto a diseño y artesanía textil.


Primero fueron un almacén de importación de telas, allá por 1880. Y después, con el paso de los años, se fueron convirtiendo en la firma de referencia en cuanto a diseño y confección de ropa de cama, mantelería, lencería o uniformes del País Vasco. Estamos hablando de Los Encajeros, que con 130 años de historia de artesanía textil ahora está dirigida por la cuarta generación de la familia Mendoza, María y Mónica Mendoza.

Empezaron en 1880 como importadores de telas exclusivas.

La firma fue fundada por Manuel Mendoza, que fue pionero en importar las telas más exclusivas de Irlanda, Londres o Suiza: “Los Encajeros nace primero como almacén de telas de alta calidad procedentes del norte de Europa y pronto se convierte en el taller de diseño a medida”, cuenta María Mendoza. “Los Encajeros nació porque mi bisabuelo vio que no existía suficiente abastecimiento de telas y bordados y se especializó en importar de Bélgica encajes, de Irlanda linos y telas de Damasco. Se llamó Los Encajeros porque fue la época en la que España se vendía muchísimas mantillas de encajes y de ahí la palabra”, añade.

Actualmente Los Encajeros opera en Europa, Asia, Estados Unidos, Sudamérica y Canadá. “Mi familia ha viajado a lo largo y ancho del mundo para ofrecer a nuestros clientes los mejores bordados suizos, linos de Irlanda, algodones egipcios tratado en Suiza y las sedas más puras desde hace un siglo. Nuestros proveedores son los pequeños artesanos, a los que visitamos de manera habitual para conocer de primera mano la composición, características y peculiaridades de cada tela”, cuenta.

En la empresa trabajan cinco personas y todos los productos se confeccionan en Bilbao y alrededores: “Desde que compramos la tela directamente al artesano hasta que entregamos el diseño al cliente nos ocupamos de todo; tomar medidas, diseñar, fabricar, probar….”, asegura Mónica. 100% a medida.

Lo que más venden es sobre todo ropa de cama (sábanas, colchas, mantas), y también mantelería, ropa de bebé y los camisones. “El primer país al que vendimos fue México y realmente llegamos allí por contactos, clientes muy fieles que realmente son excelentes embajadores de Los Encajeros y que recomiendan la marca por todo el mundo”, explica.

Entre sus clientes, aristócratas, coleccionistas de arte y empresarios conocidos, aunque prefieren no decir nombres.

Entre sus próximos proyectos, el de abrir mercado en Washington: “En dos semanas nos marchamos allí para hacer la primera venta efímera (pop up store)”, finaliza.
 
TELVA
13/10/2014
El armario de la Princesa Leonor.
En la revista TELVA del mes pasado aparece una información cuyo título es "El armario de la Princesa Leonor" en donde aparece uno de nuestros vestidos para niñas...
 
Revista A R
01/07/2014
En mi mesa siempre mantel...
...no hay opción más chic que sacar tus mejores manteles del armario para utilizarlos en el jardín. Por qué no..?
 
HOLA
06/05/2014
Los Encajeros en el Especial Niños de HOLA
Esta semana con la revista ¡HOLA! el Especial Niños primavera-verano 2014
 
VOGUE
18/03/2014
Azul del cielo
Desde 1880, los artesanos de Los Encajeros realizan a mano todo tipo de mantelerías, ropa de cama y decoración siguiendo las técnicas más tradicionales.

Además de la renovada oferta, personalizan cualquier encargo siguiendo siempre los más estrictos controles de calidad.
 
Loving Miami. Blogg de Carla Goyanes en HOLA.com
13/03/2014
Los Encajeros en Miami
¡Buenos días!

Seguro que muchos de vosotros, igual que yo, desconocíais esa faceta internacional de la firma tradicional española Los Encajeros. ¡Pues sí! están de ”gira” por Estados Unidos.

Llegaron el Martes a Miami y me pasé a ver su showroom en Brickell el miércoles.

Los Encajeros de Bilbao llevan desde 1880. Para definir la marca me sale la típica expresión de madre ”son los mejores de toda la vida” y la nueva generación le ha dado un toque actual.

Venden en Europa, Estados Unidos y America Latina, Canadá y Asia donde son garantía de calidad. Todo está hecho a mano por sus propios artesanos.

Cuando me casé, hace dos años y medio, mi madre me regaló unas toallas. Las tengo como una reliquia. Nunca compré sábanas porque no teníamos cama definitiva y seguimos sin tenerla por una historia muy larga… ¡Estoy deseando encargar unas! ¿Quién sabe si el año que viene se las encargo a los reyes…?

Tengo una amiga que ayer encargó sábanas para su cama nueva y está feliz porque sabe que utilizan los mejores materiales (algodón, seda y lino). ¡Todo un lujo! Menuda envidia sana…

Me gustó mucho el colorido de los manteles y servilletas que estaban expuestos. ¡Visten mucho la mesa para ocasiones especiales!

Estuve cotilleando los muestrarios de telas de servilletas de aperitivo, de toallas de invitados etc y la verdad que hay mucho donde elegir.

Los vestidos de niñas me dieron más ganas aún de tener una niña… ¡Veremos!

¡¡Espero que os haya gustado este post sobre una marca de Lujo española en Miami!!
 
002houston Magazine
27/06/2013
Los Encajeros están en la ciudad...
Los encajeros estuvieron en Houston presentando sus productos.

Lea aquí el artículo en inglés:

Hand-made linens are hard to come by these days. Mass-produced imports line chain store shelves, supplying the masses with inexpensive cookie-cutter tablecloths to be stuffed in the overfilled drawers of modern-day McMansions. But there are still a few die-hards clinging to tradition and eschewing the trend. Founded in 1880, Los Encajeros makes lace and embroiders linens by (gasp!) hand, keeping a family tradition alive and supplying discriminating clients with custom-made, high-quality linens. “All the embroideries are very old designs. Our grandfather bought it (the factory) and we still use some of the original designs,” says Monica Mendoza.

Sisters Monica and Maria Mendoza are 5th generation lace makers for their family’s Spanish house of linens. They design table linens and clothing using top-quality fabrics. “The best linens are Irish. The best lace is Swiss. And Belgian linen is thinner,” explains Maria, who studied economics and fashion designs to prepare for her role. “We also use real Damask, which is designed and produced in Italy,” she says.

One Los Encajeros favorite is batiste voile, the softest of the lightweight, opaque fabrics. It does not receive an acid finish and remains opaque as a result. Maria explains this type of fabric is extremely hard to find. “We had to look really hard to find it,” she says. This obsession with quality is at the crux of the business, and likely explains its success. “We offer a very unique product,” says Maria.

The timeless collection is ultra-classic, yet modern. Little girls’ linen dresses, available in sizes newborn to 10 years, are smocked or ruffled, perfect for weddings and family pictures. Some feature iconic Liberty of London floral prints, treasures that will surely be handed down through generations. One could even imagine these framed, repurposed into art once outgrown.

A tangerine-colored tablecloth caught my eye, with its bold applique-border and juicy hue. When pressed about the maintenance of these delicate-looking table linens, Maria Mendoza quells any concerns. “When the cottons and the linens are good, you put it in the washing machine with good soap, and it takes out stains. I promise!” Line drying is recommended, however. “And it’s easy to iron!” insists Monica, proudly pointing out the items she ironed herself for the trunk show display.

Other than the obvious quality of the linens, the Mendoza sisters explain what draws their clientele. “In Texas, most of the tables are super big! And we can make any size tablecloths,” she says. They also make any size 800 thread-count bed sheets – the ultimate in bespoke luxury.

A purple Egyptian cotton, monogrammed towel set also stands out. The thickness, softness and detail in the embroidery leave mass-produced versions in the dust. A personalized gift has a whole new meaning when it is artisan-made.

Los Encajeros, which translates to The Lace Makers, is based in Bilbao, Spain, in Basque country. The city is home to the Guggenheim Museum and boasts a rich history. The city itself is steeped in history and tradition. “The men look very British there,” says Monica. “The way they dress and carry themselves.” Bilbao’s Gothic architecture is also reminiscent of Old Europe. “The houses are totally British,” adds Monica. Los Encajeros still produces linens in its original factory, housing 52 employees. “Some of the top floors have been converted to apartments, but we use the bottom floors,” says Maria.

The Mendoza sisters are taking their Old Europe style worldwide: They’ve successfully sold their wares in Paris, Mexico, New York, Qatar and Palm Beach. Don’t miss their Houston jaunt.

The next Los Encajeros Trunk Show is March 5-6, 2013 at Hotel Granduca (1080 Uptown Park Blvd., Houston, TX 77056, 713.418.1000).
 
DIARIO DE YUCATAN
10/07/2013
Clasicos, cómodos y sensuales
El prestigio que se elabora a mano.

Los trabajos de Los Encajeros fusionan el pasado con el presente.
 
GULF TIMES
10/07/2013
Los Encajeros presenta, por tercer año, sus colecciones en Doha
Lea aquí el artículo en inglés:
For the third consecutive year, Los Encajeros, the exclusive Spanish brand, famed for its wide range of fine Spanish linens, bedspreads, sheets, table linens and embroidered baby clothes, is exhibiting its new collections at the Sheraton Doha Resort and Hotel from December 12th to December 14th.
The exhibition will be held under the auspices of Sheikha Al Anood Bint Khalifa Bin Hamad Al Thani, the Chairwoman of Qatari Business Women Forum (QBWF), who will inaugurate the exhibition along with Mrs. Maria De Mendoza, President of the Lacemakers (Los Encajeros), Spain, on Saturday, December 12th at 10:30 am. The exhibition will be open from December 12th until 14th from 10 am to 8:00 pm.

Los Encajeros has a long and distinguished pedigree, dating back to 1880 in Bilbao, the largest city in the Basque country in northern Spain, where it has made an international name for itself providing the ultimate in luxury and exclusivity, decorating a number of homes of royalty and nobility across Europe.
"The last two years' exhibitions in Doha were an incredible success and that has encouraged us to come back to Doha and hold the exhibition for the third consecutive time," said Maria Mendonza, President of the company. "Arab tastes in the Gulf region incorporate an ingrained appreciation of the finer things in life, something that we are well able to cater for with our top-of-the-range linens and sheets."

"We have received tremendous support from everyone in Qatar for this 2009 exhibition, just as we have for the previous two years. As long as we have this support from the Qatari Business Women Forum, we will be able to exhibit our newest collections once per year in Doha," she added. "I would particularly like to thank Sheikha Al Anood for her continuous encouragement."

Sheikha Al Anood said, "Within the QBWF, we are always happy to support such high-calibre initiatives which offer Qataris unparalleled access to the best brands and products from around the world. This exhibition is now an annual event and we are very happy to host this Spanish company's products which have deservedly earned the highest accolades in the world."

She explained that the forum actively addresses issues related to female entrepreneurs and employees in the business world, as well as undertaking initiatives to promote and encourage the participation of women in Business.
 
HOLA
08/05/2013
Los Encajeros viste a los niños de la Boda de los Duques de Feria
Los Encajeros viste a los niños de la Boda de los Duques de Feria.

650 invitados han sido testigos del enlace de Rafa Medina y Laura Vecino, que han consumado con su boda siete años de noviazgo.

Los novios y sus familiares más directos no se dejaron ver, aunque se conocen los diseños de las dos mujeres más esperadas, Nati Abascal, la madrina, y Laura Vecino, la novia.

Nati iba espectacular vestida de Valentino, quien ha hecho para ella su primer diseño tras su retirada. Nati lució un vestido recto con cuello princesa color verde jade y mangas tres cuartos con una gran lazada a la altura de la cadera. Como se esperaba, llevó mantilla española color marfil con un broche con diamantes y piedras color jade y moñete goyesco fucsia.

La novia eligió al diseñador italiano Giambattista Valli, quien diseñó un vestido con un hombro al descubierto. Laura lució una corona de brillantes y perlas que le prestó la abuela del novio, la duquesa de Medinaceli, quien la llevó en la boda de los Reyes en Atenas. En su gran día, Rafa envió a su abuela, que no pudo asistir por estar muy delicada de salud, una caja de champán.

Una de las presencias más destacadas entre los invitados fue la de Jaime de Marichalar, que no coincidió con su ex mujer. Aunque la Infanta Elena estaba invitada no ha podido asistir al enlace, que se ha celebrado en la Capilla de San Juan Bautista del Palacio de Tavera (Toledo).
 
 
Los Encajeros
Núñez de Balboa, 34
28001 Madrid - Spain
Tel. +34 91 622 63 32
EMAIL: madrid@losencajeros.es
Los Encajeros
Gran Vía, 57
48011 Bilbao, Vizcaya - Spain
Tel. +34 94 463 81 05
EMAIL: info@losencajeros.es